No es casualidad

La burguesía tiene miedo a la voz del pueblo. Tiene miedo a que se escuchen las gritos de quienes se alzan contra el sistema, de quienes lo denuncian al margen del discurso hegemónico que ha creado y perpetúa una falsa realidad, de quienes saben que esta crisis no es económica ni fruto de políticos inútiles. Tienen miedo, pavor, a que la clase obrera se organice y luche haciendo tambalear los cimientos del capitalismo. Y como tienen miedo aumentan sin titubear su escandalosa y sádica represión mientras nos hablan de democracia.

En este momento de crisis estructural del sistema capitalista, que implica el expolio de derechos y libertades a la clase trabajadora, se han multiplicado las protestas populares, se ha aumentado el sentido de unidad de lucha y, sobre todo, se está incrementando la conciencia de clase del pueblo –poco a poco-, un pueblo que comienza a comprender que no es, ni mucho menos, libre.

242156_10152120011245214_495203813_o

Es entendiendo esto que la burguesía incrementa los esfuerzos por apretar las mordazas, más necesarias ahora que aprieta más aún nuestros grilletes, y lo hace a través de la represión física, económica, estructural y psicológica. La ingente escalada represiva contra el pueblo, propia de un régimen abiertamente totalitario, lleva implícita la actuación del Estado español por tener contentos a los cuerpos “de seguridad” que la ejercen, pues estos son la barrera entre explotados y explotadores, el brazo armado del poder que no debe volverse en contra del mismo.

Entonces, la violación de derechos que sufre el pueblo en forma de represión no es casualidad. No es casualidad que:.

  • Se identifique, vigile, apalee y detenga a luchadores en las calles en cada movilización mientras quienes lo hacen esconden sus identificaciones creando total indefensión.
  • Los medios de comunicación silencien tanto las protestas como las brutales agresiones policiales y arrestos, ejerciendo su consabida complicidad con la dictadura del capital.
  • Se le conceda al máximo responsable de la UIP una condecoración meritoria que, además, incluye una subida del 10% de su sueldo mientras el resto de trabajadores tiene que hacer frente a una miseria impuesta.
  • Mientras se privatizan la sanidad y la educación, mientras se retira todo gasto social, los PGE 2013 incluyan el aumento de un 1.800% en gasto policial.
  • El Gobierno indulte a cuatro mossos d’Esquadra condenados por torturas, el mismo cuerpo represor que pocos días antes de recibir esta concesión de gracia dejó ciega de un ojo a una mujer y abrió la cabeza a un menor, entre otras escandalosas actuaciones, en  la Huelga General en Catalunya
  • Se alabe el trabajo de estos perros de presa desde las instituciones y se calle desde la UE acerca de las violaciones de derechos humanos que aquí se están dando cada día contra los justos.
  • Se cree un nuevo cuerpo represor que ayude a los antidisturbios, la Unidad de Prevención y Reacción o  Bronces, formada por casi 400 agentes “del orden y la ley”.
  • Se multe con 500€ a personas por acudir a manifestaciones aplicando la ley de “desórdenes públicos”, sólo aplicable, en realidad, a los “organizadores”.
  • Se reforme el Código Penal para convertir en delito tipificado -ya que la condena y criminalización social vienen de hace tiempo- cualquier acto de protesta o, incluso, la difusión o apoyo a los mismos.
  • La Huelga General del pasado 14N se saldase con 155 detenidos y casi un centenar de heridos a manos de los piquetes del patrón, “los grises” vestidos de azul.
  • Uno de los detenidos de dicha huelga, Alfonso, continúe en prisión aplicándosele el régimen Fies-5, que implica férrea vigilancia y un alto grado de incomunicación. Es el único detenido a nivel europeo que continúa encarcelado por el sistema opresor, obligado a cumplir prisión preventiva bajo el pretexto de “alarma social”, algo que ni tan siquiera está tipificado, por lo cual tuvieron que inventar otra excusa para mantenerle ahí como cabeza de turco y aviso a todos los luchadores de que el sistema no va a permitir que nos salgamos con la nuestra.

No es casualidad. Es lucha de clases.

Anuncios

Acerca de tesege

Periodista.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No es casualidad

  1. Rantamplan dijo:

    ¡Tremendo!
    En el capitalismo no hay casualidades ni hechos anecdóticos en cuanto a su funcionamiento y las consecuencias terroríficas que genera en la mayoría.

  2. Amador Cea dijo:

    Es guerra de clases, en efecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s